dreamair

Emirates decora dos A380 con animales salvajes para rechazar su comercio ilegal

Emirates

Emirates

Dos Airbus A380 de Emirates surcan los cielos con un mensaje especial en apoyo a la organización United for Wildlife, una colaboración global en la lucha contra el comercio ilegal de animales salvajes.

El fuselaje de estos aviones muestra algunas de las especies cuya existencia se ve amenazada por la caza furtiva y el comercio ilegal. Su objetivo es concienciar y sensibilizar sobre las consecuencias de este tipo de actividad, y expresar la necesidad de actuar de forma urgente.

Los dos A380 de Emirates comenzarán a operar sus vuelos esta semana. El primero salió hacia Londres (LHR) el 2 de noviembre y el segundo llegó a Mauricio (MRU) el 5 de noviembre, cada uno con un diseño diferente de especies en peligro de extinción. En uno de los aviones podrán verse seis de ellas, mientras que en el otro el diseño se ha centrado en rinocerontes y elefantes.

Ambos dibujos cubren la totalidad del avión, casi del morro a la cola, extendiéndose por las dos alas y la barriga del avión. Cerca del 40% de la superficie del A380 estará cubierta por dicho diseño. El más grande de los dos abarcará 42,5 metros de longitud y 6,2 metros de ancho, y un peso de 70kg.

Completamente diseñados y producidos por empleados de Emirates, son los adhesivos más grandes que jamás se hayan puesto en un avión hasta la fecha. Se necesitaron 28 personas y dos días y medio para poder pegar el diseño en el avión más grande del mundo. Casi 900 horas-hombre de promedio por avión.

William Jefferson Hague, Lord Hague de Richmond y Presidente del grupo de trabajo de Transporte en United for Wildlife, declaró: «Damos la bienvenida a los esfuerzos y al compromiso de la aerolínea Emirates para combatir el comercio ilegal de especies. Esto es algo más que una mera cuestión ambiental. El comercio ilegal de fauna salvaje se considera un delito transnacional grave. Lleva a la corrupción, está ligado al blanqueo de dinero y puede dañar el desarrollo económico en muchos de los países y comunidades más pobres del mundo».