dreamair

Boeing presenta el entrenador avanzado T-X, diseñado en colaboración con Saab

Boeing

Boeing

Boeing y su socio Saab AB han presentado hoy los dos primeros aviones T-X en salir de la cadena de montaje, que servirán para mostrar a las Fuerzas Aéreas estadounidenses las prestaciones en cuanto a rendimiento, coste y facilidad del mantenimiento.

El Boeing T-X es un avión totalmente nuevo diseñado específicamente para las misiones de entrenamiento de las Fuerzas Aéreas estadounidenses, incorporando las últimas tecnologías, herramientas y técnicas de fabricación. Se trata de un avión avanzado, diseñado para evolucionar a medida que surjan nuevas necesidades en cuanto a tecnologías, misiones y formación. El diseño es más asequible y adaptable que los aviones existentes.

“El T-X es real, está listo y es la opción correcta para entrenar a los pilotos de futuras generaciones”, declaró Leanne Caret, Presidenta y Consejera Delegada de la división Defense, Space and Security de Boeing.

El Boeing T-X tiene un motor y dos colas gemelas. El asiento del copiloto está situado ligeramente más arriba que el del piloto y cuenta con una cabina avanzada con el sistema de entrenamiento incorporado. El sistema también proporciona un entrenamiento de última generación en tierra y un diseño que facilita el mantenimiento, lo que garantiza una larga vida útil al modelo.

Boeing

Boeing

“Es un honor contribuir al futuro del entrenamiento de las Fuerzas Aéreas”, declaró Håkan Buskhe, Presidente y Consejero Delegado de Saab. “Hemos creado la mejor solución gracias a nuestra gran cooperación y a una estrategia bien definida desde el primer día”.

El T-X sustituirá al avión T-38 de las Fuerzas Aéreas. La capacidad operativa inicial está prevista para 2024.

Saab, la compañía sueca de defensa y seguridad, proporciona productos, servicios y soluciones líderes en el mundo al mercado global, que abarcan desde la defensa militar hasta la seguridad civil. Saab tiene operaciones y empleados en todos los continentes, y desarrolla, adopta y mejora constantemente nuevas tecnologías para adaptarse a las necesidades de los clientes. Saab factura 4.000 millones de dólares anuales, y tiene cerca de 14.000 empleados en unos 35 países.