dreamair

Safran y Avic crean una empresa para desarrollar tecnologías avanzadas para motores turbohélice

Safran

Safran

Robustos y económicos de operar, los aviones turbohélice están consiguiendo nuevos operadores, como lo atestiguan las cifras de 2014 de ATR. El fuerte aumento del segmento ha estimulado a Safran y al fabricante chino de aviones Avic a un acuerdo el pasado mes de noviembre, para crear una empresa que desarrolle tecnologías avanzadas para este tipo de aviones.

«Es un desafío de enormes proporciones, porque no estamos involucrados en este mercado por el momento», explica en la web de Safran Vicente Garnier, director de estrategia de producto Snecma, la división de motores comerciales de Safran. «Pero junto con Avic tenemos toda la intención de desarrollar la tecnología de clase mundial en este ámbito. Los resultados de nuestras investigaciones y desarrollos se aplicarán entonces a nuestros respectivos programas de motores».

Snecma, como uno de los principales fabricantes de motores de aviación del mundo, ha desarrollado un sólido conocimiento de la tecnología turbohélice para turbohélices militares, a través de su papel en el desarrollo y la producción del motor TP400, que equipa el A400M.

Snecma / Safran

Snecma / Safran

«El acceso al mercado de turbopropulsores comerciales implica incluso requisitos más exigentes», explica Garnier. «Además del reto de conseguir un consumo de combustible ejemplar, también tenemos que ofrecer tecnologías de bajo coste pero de gran fiabilidad, además de un mantenimiento más sencillo. Pero tenemos una importante baza a nuestro favor: nuestra experiencia como socio en el motor CFM56 (a través de CFM International, la empresa que Safran tiene a medias con General Electric), líder mundial en ventas que trabaja en el desarrollo del motor de nueva generación LEAP».

La filial de Avic, South Aviation Industry, cuenta con una amplia experiencia en motores turbohélices pequeños y aspira a ampliar sus capacidades tecnológicas e industriales. Por este motivo, se considera que los intereses de ambas empresas convergen y se complementan.

Desarrollar nuevos metales

El primer objetivo de esta joint-venture es probar y producir componentes principales de las turbinas. «La turbina de potencia es un componente clave, y su rendimiento tiene una influencia directa en el consumo de combustible», dice Vincent Garnier. «Para la cámara de combustión estamos buscando desarrollar metales más resistentes que requieran menos refrigeración».

Los equipos de investigación para la nueva empresa conjunta se basarán en China, y se nutrirá de expertos ingenieros de Safran y Avic.