dreamair

La startup Waynabox alcanza su cliente 5.000 tras solo ocho meses de operación

Miembros de Waynabox

Miembros de Waynabox

Waynabox, la startup que ofrece viajes de fin de semana a un destino sorpresa por un precio fijo de solo 150 euros, ha alcanzado esta semana su cliente número 5.000. Gracias a un crecimiento rápido pero sostenido, la empresa ha logrado rebasar esta importante cifra de viajeros en solo ocho meses desde su lanzamiento.

La consecución del cliente número 5.000 se suma a otra importante noticia: Waynabox será una de las empresas premiadas en el Certamen Nacional de Jóvenes Emprendedores 2015, un reconocimiento que otorga el Instituto de la Juventud (INJUVE), entidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Los dos hitos coinciden además con la apertura de la nueva sede de la empresa en Barcelona (Avinguda del Paral·lel), desde donde ya trabaja una plantilla que ha crecido hasta los 15 trabajadores en menos de un año. 

La oferta de ocio que ofrece esta startup funciona de forma sencilla y económica. Los viajeros escogen el fin de semana que desean viajar pero no el destino. Waynabox les ofrece una lista de 12 ciudades disponibles (Roma, Dublín, Londres, Ámsterdam…), que los clientes pueden reducir eliminando algunas de ellas, de la misma forma que también pueden acotar los horarios de sus vuelos.

No es hasta dos días antes cuando los viajeros conocen cuál es el destino de su escapada. El precio del paquete es de solo 150 euros por persona, e incluye tanto los vuelos como dos noches de alojamiento. 

La empresa, impulsada por tres jóvenes ingenieros catalanes (Pau Sendra, Ferran Blanché y Daniel Jiménez) fue una de las ganadoras de la segunda edición de Lanzadera, iniciativa de Juan Roig con capital 100% privado para apoyar a líderes emprendedores a desarrollar y poner en valor proyectos innovadores.

Tras un exitoso lanzamiento en el Mobile World Congress, la empresa recibió este verano 250.000 euros en una primera ronda de inversión, así como el apoyo de la aerolínea TAP Portugal y de ISIC, la organización de la  Unesco que representa a los estudiantes a nivel mundial.