dreamair

Flightech Systems aplaude la rapidez del Gobierno por regular el uso civil de los drones

El drone Altea que fabrica Flightech Systems

El drone Altea que fabrica Flightech Systems

Flightech Systems aplaude la rapidez con la que el Gobierno plantea aprobar el Decreto “ómnibus” que presentó el pasado viernes y en el que se incluye, entre otros, el Real Decreto-ley 8/2014, por el cual se regula el vuelo de los Vehículos Aéreos no Tripulados (UAV, por sus siglas en inglés), más conocidos como “drones”.

La compañía considera que el conjunto de medidas que el Gobierno tiene previsto aprobar contribuirán a acelerar el crecimiento y celebra que se incluya, entre otros sectores de la economía, al aeronáutico como una de las palancas fundamentales que ayudarán a crear empleo en España.

Se prevé que los drones generen una importante actividad económica

Se prevé que los drones generen una importante actividad económica

Esta nueva legislación permitirá al ALTEA-EKO llevar a cabo las aplicaciones para las que está diseñado y, como ya ha explicado la compañía en otras ocasiones, sólo el mercado de los “drones” podrá generar en los próximos 8 años más de 60.000M€ a nivel mundial.

Sobre Flightech Systems

Flightech Systems, constituida en diciembre de 2006, es una compañía española dedicada al diseño, fabricación y comercialización de sistemas aéreos no tripulados (UAS) para cualquier uso civil, ya sea en el ámbito, científico, medioambiental, meteorológico, investigación o de la seguridad. Los aviones pilotados a distancia permiten establecer un sistema de vuelos constantes, capaces de “analizar y vigilar” en tiempo real cualquier área geográfica o instalación industrial.

La empresa, que hasta el momento ha invertido 10 millones de euros, está inmersa en estos momentos en una ronda de financiación, que coordina como asesor financiero MFO & Partners, para captar hasta 5 millones de euros que les permitan poner en marcha los planes de expansión comercial que tienen previstos.

Sobre el ALTEA-EKO

El ALTEA-EKO ha sido desarrollado por ingenieros y técnicos españoles. Han invertido más de siete años en certificar el avión no tripulado de altas capacidades. La aeronave mide seis metros de envergadura y pesa 80 kilos. Se trata de la única aeronave de estas características que cumple los requisitos exigidos por la ley para la realización de trabajos aéreos comerciales, ya que posee certificado de aeronavegabilidad y el pasado mes de enero obtuvo la matrícula EC-LYG concedida por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. (AESA).