dreamair

Boeing y South African Airways esperan la primera cosecha de tabaco apto para fabricar biocombustible

SK

SkyNRG

Boeing y South African Airways (SAA) han anunciado hacepocos días que los agricultores sudafricanos recogerán próximamente la primera cosecha de plantas de tabaco ricas en energía, lo que supone un importante avance para fabricar biocombustible sostenible para aviación.

Boeing y SAA, junto con sus socios SkyNRG y Sunchem SA, también han lanzado oficialmente el Proyecto Solaris, resultado de su colaboración en el desarrollo de una cadena de suministro de biocombustible para aviación a partir de una planta de tabaco sin nicotina llamada Solaris. Representantes de la compañía y grupos de interés del sector visitaron las explotaciones comerciales y comunitarias de la provincia de Limpopo, en las que se han plantado 50 hectáreas de Solaris.

El aceite obtenido de las semillas de la planta se podrá convertir en biocombustible en el próximo año, y SAA realizará un vuelo de prueba tan pronto como sea posible.

“SAA sigue trabajando con el objetivo de convertirse en la aerolínea más sostenible del mundo en cuestiones de medio ambiente y está comprometida a realizar su actividad de la mejor forma posible”, declaró Ian Cruickshank, especialista en Asuntos Medioambientales de South African Airways Group. “El impacto que el programa de biocombustible tendrá en los ciudadanos sudafricanos es muy importante: facilitará la creación de miles de puestos de trabajo, principalmente en las zonas rurales; desarrollo de nuevas habilidades y tecnologías, seguridad y estabilidad energéticas; beneficios macroeconómicos para Sudáfrica y, sobre todo, una reducción masiva de la cantidad de CO2 que se libera a la atmósfera”.

S

SkyNRG

Las visitas a las plantaciones se sucedieron tras el anuncio, el pasado mes de agosto, de la colaboración entre Boeing, SAA y SkyNRG para fabricar el biocombustible de aviación a partir de la planta Solaris, desarrollada y patentada por Sunchem Holding. Si los cultivos de prueba en Limpopo tienen éxito, el proyecto se expandirá a toda Sudáfrica y, potencialmente, a otros países. Además, en los próximos años se espera que las tecnologías emergentes aumenten la producción de biocombustible para aviones a partir de las hojas y los tallos de la planta.

El biocombustible sostenible para aviones fabricado a partir de plantas Solaris puede reducir las emisiones de dióxido de carbono en todo su ciclo de vida entre un 50 y un 75%, cumpliendo de esta manera con el umbral de sostenibilidad establecido por la Mesa redonda sobre Biomateriales Sostenibles (RSB por sus siglas en inglés). Las aerolíneas han realizado más de 1.500 vuelos con pasajeros utilizando biocombustible desde que éste fuera aprobado para uso comercial en 2011.