dreamair

Indrá suministrará a Australia tres sistemas móviles de gestión del tráfico aéreo de doble uso

Oficinas centrales de Indra en Alcobendas (Madrid) / Foto: Indra

Oficinas centrales de Indra en Alcobendas (Madrid) / Foto: Indra

Indra suministrará tres sistemas transportables de gestión del tráfico aéreo a la Real Fuerza Aérea Australiana (RAAF).

Los sistemas permitirán a los equipos de controladores aéreos de la JBAC (Joint Battlefield Airspace Controller) de la RAAF contar con una capacidad de vigilancia del espacio aéreo y de control del tráfico de primer nivel adaptada a entornos sumamente dinámicos y cambiantes.

La entrega de estos sistemas constituye la base de un contrato firmado por la Defence Materiel Organisation con Indra por un importe total de 50 millones de dólares australianos.

El sistema tiene como elemento central el radar táctico LANZA-3D de Indra, un radar de vigilancia primario de banda L 3D. El sistema cumple la normativa de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) al tiempo que ofrece las ventajas de un radar militar 3D completo, con capacidades mejoradas para contrarrestar contramedidas electrónicas y ofrecer la máxima resistencia. El radar LANZA se complementa con el radar de vigilancia secundario monopulso de identificación amigo/enemigo, que ofrece Modo S, Modo 4 y Modo 5 de identificación de aeronaves, además de integrar un sistema ADS-B.

El radar se integra con el sistema de automatización AirCon 2100 de Indra, que proporciona a los controladores de las fuerzas aéreas un sistema automatizado de gestión de tráfico aéreo de primera clase para prestar servicios aéreos de aproximación y torre. Esta solución utiliza avanzados algoritmos para el seguimiento multirradar, la gestión de trayectoria 4D (3 dimensiones + tiempo), fichas de vuelo electrónicas, traspaso de OIDC, visualización de información situacional y grabación y reproducción de voz.

La automatización de la gestión del tráfico aéreo totalmente interoperable de Indra es una tecnología líder en el mercado mundial con un servicio acreditado que ofrece soporte a más de 8 millones de vuelos controlados mediante Reglas de Vuelo Instrumental (IFR) al año y que utilizan más de 5.000 controladores aéreos en todo el mundo.

Los radares se combinan con la capacidad de gestión de tráfico aéreo para obtener un Segmento de Soporte de Operaciones flexible y escalable, que cuenta con comunicaciones tierra aire integradas y shelters estándar y ampliables para proporcionar el espacio necesario para largos despliegues en zonas de operaciones y entornos exigentes.

Esta tecnología proporciona a la Fuerza de Defensa Australiana un gran incremento de los niveles de seguridad y eficiencia para doble uso en el control y la gestión del tráfico aéreo en zona de operaciones. El sistema ayudará a gestionar el espacio aéreo dentro y fuera de Australia en misiones de ayuda humanitaria y de socorro en catástrofes, ya sea operando independientemente o de forma coordinada con otros aliados.

La combinación de movilidad, modularidad, rendimiento y tecnología líder de este sistema transportable garantiza que seguirá siendo puntero durante varias décadas.

Con este contrato, Indra aumentará su plantilla en Australia. En este país, la compañía tiene sede en Sídney y oficinas en Newcastle. En 2012, se adjudicó un contrato para proporcionar su sistema de comunicaciones tácticas a los controladores aéreos de la Real Fuerza Aérea Australiana (RAAF). En el mercado civil, la empresa está desplegando para Airservices, el proveedor de servicios de navegación australiano, una red de radares que cubrirá la zona oriental del país para prestar asistencia a aeronaves en ruta y es además el mayor proveedor de sistemas de radionavegación en este país.

La empresa también ocupa una firme posición en el mercado de la gestión del tráfico aéreo en toda la región de Asia-Pacífico, con soluciones implementadas en Indonesia, China, Mongolia, Vietnam, Filipinas o India, entre otros países.

Indra, presidida por Javier Monzón, es la multinacional de consultoría y tecnología nº1 en España y una de las principales de Europa y Latinoamérica. La innovación es la base de su negocio y sostenibilidad, habiendo dedicado más de 570 M€ a I+D+i en los últimos tres años, cifra que la sitúa entre las primeras compañías europeas de su sector por inversión. Con unas ventas aproximadas a los 3.000 M€, el 61% de los ingresos proceden del mercado internacional. Cuenta con 43.000 profesionales y con clientes en 138 países.