dreamair

El transporte mundial de carga aérea creció en abril un 8,5%

Archivo

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) ha publicado los datos de la demanda global de carga aérea correspondientes a abril de 2017. Las toneladas de carga por kilómetro transportadas (FTK, por sus siglas en inglés) crecieron un 8.5% interanual en abril de 2017.

La demanda de abril se contrajo respecto al 13,4% de marzo de 2017, pero la cifra se quedó muy por encima del 3,5% de los últimos cinco años. La capacidad, medida en toneladas de carga por kilómetro disponibles (AFTK por sus siglas en inglés) se redujo un 3,9% interanual.

Los resultados optimistas de los indicadores de confianza empresarial sugieren que los FTK seguirán siendo robustos durante el segundo trimestre. Sin embargo, el pico del ciclo de crecimiento del sector de carga aérea parece haberse quedado atrás, sobre todo teniendo en cuenta que el índice de inventarios a ventas dejó de caer a finales del año pasado.

La demanda de carga aérea suele crecer al inicio de una recuperación económica con la urgencia de reponer existencias; y disminuye a medida que los inventarios se ajustan a los nuevos niveles de demanda. Se espera que el sector crezca un 7,5% durante el año, favorecido por el transporte de productos farmacéuticos y el comercio electrónico.

“La demanda se contrajo en abril. Sin embargo, las tasas de crecimiento siguen siendo mucho más sólidas que las que hemos visto en los últimos seis años. Y aunque es una buena noticia, no debemos bajar la guardia. Los procesos de la industria están obsoletos y deben modernizarse. En abril, el uso de la e-air waybill llegó al 50%, un avance que debemos aprovechar para impulsar el cambio a todos los procesos de la industria”, dijo Alexandre de Juniac, consejero delegado de la IATA.

Análisis regional

Todas las regiones, excepto Latinoamérica, registraron crecimiento interanual de la demanda en abril de 2017. Europa y Asia-Pacífico lideraron el crecimiento con más del 70% del aumento anual del volumen global de carga, seguidas de Norteamérica. Las aerolíneas de Oriente Medio y África contribuyeron también de forma positiva.

En Asia-Pacífico los FTK aumentaron un 8,4% interanual. La capacidad aumentó un 3,7%. El aumento de los volúmenes de carga refleja la fortaleza de las exportaciones. Los volúmenes desestacionalizados superaron recientemente los niveles postcrisis de 2010.

En Norteamérica los FTK crecieron un 7,3% interanual y la capacidad, un 2,1%. Los volúmenes desestacionalizados se dispararon en abril; sin embargo, aún es demasiado pronto para decir si se trata del inicio de una recuperación duradera. La fortaleza del dólar continúa impulsando las importaciones, pero mantiene el mercado de exportación bajo presión.

En Europa los FTK aumentaron un 12,9% interanual. La capacidad creció un 6,9%. Los FTK cayeron ligeramente en abril, pero se mantuvieron muy por encima del 3,5% de los últimos cinco años. Los FTK internacionales crecieron un 13,1% interanual. La debilidad del euro sigue favoreciendo las exportaciones.

En Oriente Medio los FTK aumentaron un 3,1% interanual, una fuerte desaceleración respecto al 16,3% de marzo. La caída puede deberse más a la volatilidad de los acontecimientos del año pasado que a un descenso significativo. La capacidad subió un 0.8%. Los FTK internacionales aumentaron un 8,0% en lo que va de año, por debajo del promedio de los últimos cinco años (11%). Los volúmenes desestacionalizados mantuvieron su tendencia positiva. La demanda entre Oriente Medio y Europa sigue siendo fuerte, al contrario que el tráfico hacia Asia.

En Latinoamérica los FTK registraron una contracción del 1,9% interanual. La capacidad se contrajo un 0,2%. La recuperación de los volúmenes desestacionalizados se estancó y la demanda de abril registró casi un mínimo en siete años. La demanda fue un 18% inferior al máximo de 2014. Los transportistas de la región lograron ajustar la capacidad y limitar, así, el impacto negativo en el factor de ocupación.

África encabezó el incremento interanual de la demanda: 26%. La capacidad aumentó un 17,7%. La demanda se ha visto favorecida por una fuerte expansión de las rutas comerciales hacia y desde Asia ‒casi un 55% en lo que va de año‒. El factor de ocupación sigue siendo un desafío, el más bajo de todas las regiones y muy por debajo del factor de ocupación de la mitad de los operadores de Asia-Pacífico.