dreamair

Vanessa González, ingeniera de Air Europa, explica las claves de la aviónica

Vanessa González

Teníamos muchas ganas de entrevistar a Vanessa González para que nos hablará de la aviónica o lo que es lo mismo, la aplicación de la electrónica en un avión, realmente un mundo apasionante.

Vanessa es ingeniera técnica de telecomunicaciones y lleva 13 años en la compañía como ingeniero de aviónica y sistemas de entretenimiento a bordo. Es madre de dos hijos, adicta al deporte, le encanta la música y sobre todo bailar sevillanas. Además una de sus grandes aficiones es leer sobre tecnología y aeronáutica y nos puntualiza que experimenta una increíble sensación de seguridad cuando viaja en avión. ¡Comenzamos la entrevista!

¿Qué es la aviónica y cómo se aplica en la aviación comercial?

Es la aplicación de la electrónica a la aviación o a los sistemas de las aeronaves, es decir, todos aquellos sistemas electrónicos, tanto en sistemas de comunicación como indicadores y sus elementos de manejo.  La aviónica surgió en los años 70, de la necesidad de mejorar la aviación militar y pronto se extendió a la aviación comercial. De hecho en la aviación militar se destina un 80% del presupuesto de la fabricación de un avión a la aviónica, y eso es mucho. En la aviación comercial, la necesidad de mejorar la gestión de la navegación en el espacio aéreo, con nuevos sistema de guiado y navegación, así como controlar de manera segura las aeronaves han sido el motor de la evolución de la aviónica. En este aspecto Air Europa ha participado en los últimos 12 años en numerosos proyectos de investigación y ha sido galardonada como línea aérea pionera en la instalación de sistemas Data Link CPDLC LINK 2000+, CASCADE ADS-B, AIRE, OPTIMI..etc. haciendo que nuestras aeronaves estén equipadas con la más novedosa tecnología que nos permite volar en un espacio aéreo congestionado, de la manera más eficiente y segura.

¿Se puede decir que la aviónica es el “sistema nervioso del avión?

Sí, y cada vez más. La aviónica se inició intentando aglutinar sistemas analógicos de navegación y vigilancia, y ha evolucionado hasta proveernos los más eficaces sistemas de comunicaciones, como comunicaciones vía satélite, comunicaciones datalink, los más sofisticados sistemas de autopilot, guiado y manejo del vuelo (FMS), así como ha evolucionado proporcionando sistemas que centralizan y monitorizan el resto de sistemas del avión, desde los motores, las luces de cabina o los trenes de aterrizaje, para proveer parámetros en tiempo real de los mismos, llamados sistemas Centrales de Mantenimiento (CMC) o Health Monitoring, que nos permiten realizar en tiempo real un mantenimiento de la aeronave de manera predictiva y reactiva.

Nuestros Boeing 787-800 son un ejemplo de aviónica integrada, de avión electrónico conectado y monitorizado desde tierra y en el que para que os hagáis una idea tenemos unos 1000 tipos de software distintos que conforman la aviónica. Realmente la aviónica es el sistema nervioso o cerebro del avión.

¿Podríamos afirmar que la tecnología a nivel de seguridad lo es todo?

Por supuesto, la evolución en la tecnología ha sido en gran parte un aliado para mejorar los procedimientos y la  seguridad en los vuelos, sobre todo en los aspectos de navegación, control y  localización de la aeronave. El medio aéreo es un entorno digamos hostil, poder estar conectado en el aire, con los mejores y más fiables sistemas de comunicaciones, con los mejores sistemas de orientación espacial, así como obtener la mejor información meteorológica en tiempo real o poder visualizar las trayectorias de aeronaves que vuelan a nuestro alrededor con sistemas como TCAS o ADS, son los factores claves en los que la tecnología ha jugado un papel muy importante.

Por ello en Air Europa participamos en todos aquellos proyectos tecnológicos que puedan contribuir a mejorar la seguridad de nuestras aeronaves.

Si hay algo que está siendo un éxito y necesidad en los últimos tiempos y que además  levanta todo tipo de comentarios es la conexión WiFi. ¿Por qué es algo que ha tardado en implementarse?

La evolución tecnológica en tierra se  produce a una velocidad de vértigo, esto no ocurre en la aviación, donde prima la seguridad, el consumo eléctrico, los pesos…todo ello unido a la necesidad de actualizar y mejorar la cobertura satélite para proporcionar una conexión adecuada capaz de proveer internet a bordo, han hecho que haya sido tan sólo hace unos años cuando, sobre todo en EEUU, donde la mayoría de los vuelos son continentales, estallara la implementación de WiFi a bordo. La tecnología ha tenido que alcanzar el grado de madurez suficiente, no solo la de los equipos que proporcionan el sistema WiFi, sino la del resto de componentes electrónicos del avión, para no ser sensibles a interferencias ni de los aparatos electrónicos portátiles de los pasajeros, ni de los emisores WIFi.

Hay que tener en cuenta que un avión se especifica o configura dos años antes de que se fabrique, si pensáramos en un móvil o televisor actual en comprarlo dos años antes de que salga al mercado, pensaríamos que estamos locos, que cuando me lo lleve a casa ya estará obsoleto. Todo lo que se instala a bordo necesita una certificación específica cuyo proceso lleva entre 6 y 9 meses, por no citar que la fabricación de muchos productos que se instalan a bordo son “ad hoc”, creados para dicha aeronave o aerolínea en exclusiva. En ese caso, el periodo mínimo de un pedido de un producto es de un un año, y un año en tecnología es mucho tiempo.  La razón de que se tome este tiempo, es que no se pueden instalar a bordo componentes electrónicos que no sean seguros, sino, tienen que ser hiper seguros, de ahí que los tiempos de verificación de un producto sean más lentos y menos flexibles que un producto que pudiéramos utilizar en nuestras casas. En aviación estos son los tiempos con los que trabajamos, es decir nos movemos a otro ritmo, en el que la seguridad es lo primero. También los costes e inversiones son muy altos.

¿Qué significa tener streaming en los aviones? ¿Cuáles son las ventajas para los pasajeros?

Entendemos como streaming a bordo, un servicio al pasajero, a través del cual los mismos pueden descargar y visualizar en sus dispositivos personales, durante el vuelo: audio, videos o películas, juegos y mapas de posición de la aeronave. Este servicio, utiliza la Wifi de a bordo para transmitir vía inalámbrica dichos contenidos. A bordo se utilizan los mismos equipos o sistema que empleamos para conectarnos a la WiFi, solo que no utilizamos la transmisión del avión a tierra, porque esos contenidos están precargados en nuestros servidores de a bordo, es decir el pasajero no necesita estar conectado a internet para disponer de dicho servicio.

Esta funcionalidad, permite que en los aviones que no tenemos pantallas individuales los pasajeros se puedan usar sus propios dispositivos como smartphones o tablets, para visualizar un programa de entretenimiento, con la ventaja de que los dispositivos personales actuales disponen de altas resoluciones de visualización.

¿Cómo ha cambiado la tecnología en la avión en los últimos 20 años? ¿Qué ha aportado?

Desde que llevo en Air Europa, y de eso hace ya 13 años, he vivido una evolución tecnológica a bordo continua, cuando entré, yo provenía del mundo de las comunicaciones móviles, un mercado con una evolución muy rápida y agresiva, ya en aquella época preparaba el lanzamiento de las redes 3G-4G y UMTS. Siempre recordaré que incluso cuando realizaba las entrevistas de trabajo pregunté qué eran aquellos equipos que tenían en las instalaciones, disquetes de 3,5”, máquinas de microfichas para leer la documentación de avión..etc. Venía de un mundo en el que ya todo estaba digitalizado y se basaba en la transmisión radio y no podía creer lo que veía. Poco tardé en darme cuenta que la evolución tecnológica en las aeronaves no se produce de la misma manera que la tecnología que tenemos al alcance de la mano, en nuestros casas. Pero desde aquella época y en los últimos 10 años se ha vivido una auténtica revolución tecnológica, en la que Air Europa ha liderado y participado en el desarrollo, prueba y certificación de nuevas tecnologías, que se han hecho de inexistentes a bordo a totalmente necesarias, por ejemplo, hemos sido pioneros en la implantación de los sistemas Data Link CPDLC; que permiten un enlace de datos del avión con tierra, que ha permitido desarrollar numerosas aplicaciones tanto para la compañías, como para ATC. Mejorando las comunicaciones voz con control aéreo, al proveer una serie de mensajes preestablecidos, y que también nos permite tener parámetros de nuestros motores en tiempo real, o enviar planes de vuelo y datos de viento a nuestros aviones, para que en tiempo real recalculen la mejor ruta de vuelo.

Hemos pasado de cargar el software con discos de 3.5” en nuestros aviones, a tener aviones completamente revolucionarios a nivel de aviónica, como el Boeing 787, una aviónica totalmente integrada en la que ya hablamos de procesadores y no de equipos, que albergan software que realiza las funciones que antes tenía un equipo dedicado a un sistema de avión. Y en la que, el software se envía vía Wifi o celular cuando el avión está en tierra. Otras tecnologías, como las comunicaciones de datos vía satélite, la implantación del GPS..etc han aportado seguridad, eficiencia y control de las aeronaves.

También se ha incluido el uso de fibra óptica a bordo, mejorando y reduciendo la cantidad de cable de cobre o coaxial necesario a bordo. No menos importante es la evolución mejorando los consumos de combustibles y emisiones de ruido, haciendo aviones más eficientes. En definitiva, se están desarrollando aviones más ecológicos y respetuosos con el medio ambiente.

 ¿Serán estos desarrollos tecnológicos los que impacten en la experiencia del usuario?

Por supuesto, ya están impactando, si vuelas en un Boeing 787 notas enseguida que hay menos ruido en cabina. Si vuelas en un avión con WiFi, puedes estar conectado con tus amigos, tu trabajo o tu familia incluso cruzando el océano. Además cualquier mejora en la seguridad y en la eficiencia de los vuelos, tiene un impacto directo en la experiencia de vuelo.

Por otro lado al igual que se ha evolucionado en la tecnología de los aviones se ha evolucionado en los sistemas de cabina y entretenimiento al pasajero, ello incluye asientos, en aspectos estéticos como las luces de cabina que han pasado a ser luces led, los sistemas de entretenimiento a bordo, que son redes de datos que proveen pantallas de video, audio, contenido interactivo, compras a bordo…sus capacidades han mejorado notablemente, mejorando la experiencia del pasajero en vuelo. Hasta en los menús que se ofrecen a bordo influye la tecnología, tener ciertos hornos, frigoríficos, cafeteras…mejoran la preparación de nuestros menús.

Desde luego la explosión en el mercado de las WiFis a bordo de las aeronaves, abre una vía de comunicación directa con el pasajero que impactará en la experiencia de éste en los vuelos.

¿Cómo influirá la tecnología en el futuro de la aviación? ¿Qué es lo que llegaremos a ver? ¿Entretenimiento a través de la realidad virtual quizás? ¿Realidad aumentada?

Es difícil saber qué es lo que llegaremos a ver, pero de momento en un futuro no muy lejano se trabaja en controlar las trayectorias de las aeronaves en 4D, para optimizar el uso del espacio aéreo y las aerovías. Puede que lleguemos a ver aviones monitorizados y controlados desde tierra, o que se auto controlen comunicándose unos con otros. Y en cuanto entretenimiento a bordo, en realidad virtual o aumentada, ahora mismo no es una tecnología que se ofrezca, pero quien sabe. Hay que pensar que en una aeronave el pasajero está en un espacio reducido, muchas veces se quiere descansar y no ser molestado. El entretenimiento usando realidad virtual puede no ser lo más indicado para la aviación.

Texto y foto: www.billete996.aireuropa.com